Divina Online – Un MMORPG de dibujos animados

Divina Online es un MMORPG de corte clásico, uno de esos juegos con capas, espadas y hechizos, ambientado en un fantástico mundo medieval. Su ambientación es muy particular, parece que nos ha sumergido de lleno en un cuento de princesas y dragones. Sus gráficos, con un claro estilo anime y cartoon, crean una atmósfera amigable que atraerán especialmente al público más joven.

Divina Online, un juego tanto para los adultos como para los más pequeños.

Debido a su ambientación, las arduas tareas de entrenar a nuestro personaje y forjarlo en la batalla son mucho más amenas. Visitaremos gran variedad de lugares y escenarios tradicionales en esta clase de juegos: bosques, fortalezas, mazmorras, etc. Los mapas de Divina Online están rebosantes de vida y color, característica principal de este título, además de numerosos y divertidos retos a los que enfrentarnos con nuestro héroe.

El sistema de clases de Divina Online nos permite especializarnos en dos a la vez. Como es tradicional en el género de los MMORPG, encontraremos que nuestro campeón podrá ser un cazador, un ninja, sacerdote, guerrero o mago, solo por nombrar algunas de las que hay disponibles en el título. Conforme vayamos subiendo de nivel, iremos asignando puntos a cada una de las habilidades de cada clase. Al estar especializados en dos ramas a la vez deberemos elegir con cúal de ellas jugaremos en cada momento, para ello dispondremos de un intercambiador de clase al comienzo de cada batalla o mazmorra que nos dispongamos a completar.

Divina Online fue publicado a principios de año en el continente asiático. Ahora llega a Estados Unidos, junto a la navidad, el anuncio de que será publicado en América próximamente. Si estáis interesados en participar en la beta de este fantástico y juvenil MMORPG, pasaros por su página web y completar el formulario de registro típico de estos juegos.

Esperemos que Divina Online vea la luz también en Europa y que llegue traducido a nuestro idioma.

About the Author

Elliot Castellanos
Enganchado a un mando desde los 4 años, por ello, ahora no sé diferenciar la realidad de la ficción. Escribo a lomos de mi corcel blanco y veo orcos por todas partes.