Adentrándonos en World of Warcraft: Mists of Pandaria

Tic tac, tic tac… la hora se acercaba, tambores en lo profundo… ¡Ah no esperad, que eso es de El Señor de los Anillos! y aquí hemos venido para hablar de cómo ha sido la primera toma de contacto con la nueva Expansión de World of Warcraft: Mists of Pandaria.

Mientras que en las calles la prensa y muchos fans se agolpaban en las puertas de los establecimientos y presenciaban actuaciones y presentaciones de mano de trabajadores de Blizzard, en Azeroth las grandes capitales se veían saturadas de gente, ¡Era casi imposible moverse!. El reloj se acercaba a las 12 y aquellos que ya teníamos la versión digital activada nos disponíamos a asaltar el nuevo continente de Pandaria en nombre de nuestras facciones.

¿Pero qué es lo que iba a pasar? No lo sabíamos, pero para entender el presente hay que echar una mirada al pasado… El evento pre-expansión de Mists of Pandaria consistía en una gesta en la que la Horda contribuía a la destrucción de Theramore y la Alianza se encontraba con una ciudad echa añicos en la que socorrer a los afortunados supervivientes. Una muestra de poder que Garrosh Hellscream ha utilizado para librarse de una gran avanzadilla de la Alianza en Kalimdor y a la vez para declarar la guerra.

primeros pasos en mists of pandaria

La todopoderosa máquina de guerra de la Horda

 

Suenan tambores de guerra ¡Ahora sí!. Al llegar la hora indicada se convocó a todos los miembros de la facción al encuentro de nuestros respectivos líderes. En el caso de la horda, Garrosh observa cual es la situación actual de sus campaña cuando es informado de la existencia de un nuevo continente inexplorado. Lás órdenes del señor de la guerra son simples: marchar sobre esa tierra y teñirla de rojo.

Organizándonos para la defensa o asalto de la tierra recien descubierta, los jugadores nos sentimos parte de algo especial, algo que muy pocos juegos consiguen y que World of Warcraft aún logra en cada gran evento de este tipo. Ese viaje a lo desconocido, el no saber qué nos encontraremos y qué deberemos hacer. Los nuevos líderes, más belicosos que los anteriores, al mando de sendas potencias militares y una provocación previa que va a terminar por sumergir el reaparecido continente de Pandaria en sangre.

primeros pasos en mists of pandaria

Al fondo la fortaleza que defendía la Alianza hasta hace unos minutos

La llamada a las armas de Mists of Pandaria

La llegada de la Horda no puede ser menos sutil, un gran dirigible cargado de cañones y metralletas con las que acabamos con cientos de guerreros antes de iniciar el asalto a la fortaleza que defienden. Un pequeño fallo casi hace que la horda fracase casi antes de empezar, pero gracias a la tenacidad de la que siempre ha hecho gala nos mantemos firmes y comenzamos a explorar esta desconocida tierra habitada por seres muy extraños. La primera aparición de un Pandaren es poco amistosa, son un pueblo tranquilo con sus propios problemas y no quieren que nadie, y menos unos desconocidos, utilicen sus tierras como campo de batalla en los que masacrarse mutuamente.

primeros pasos en mists of pandaria

Un pequeño guiño a Piratas del Caribe (Capitán Jack Sparrow)

Desde que Thrall ha dejado todo el protagonismo a Garrosh esto se veía venir, y esto queda muy patente en la temática de las primeras misiones que tenemos que realizar, aunque pronto se diluyen con la propia historia de Pandaria. Los primeros contactos con los Pandaren, las negociaciones y colaboraciones parecen infructuosas, no entienden que pasa y siguen sin querernos allí. Más adelante seguimos internándonos en las frondosas junglas del Bosque de Jade y descubriendo inquietantes esculturas y razas trivales que defienden sus territorios ferviertemente. Pocas opciones hay salvo seguir luchando contra estas criaturas por un lado y la Alianza por otro.

El conflicto entre Horda y Alianza, que parece que durará mucho ya que es el eje central de Mists of Pandaria, apenas da sus primeros pasos en esta primera zona llamada Bosque de Jade, pero el primer gran golpe sin duda lo asesta la Alianza al destruir la barcaza de guerra con la que la Horda pretendía dominar los cielos; sin embargo, la Horda no tarda en devolver el ‘favor’ y destruye todo un asentamiento de la Alianza y reutiliza sus ruínas aún humeantes en el primer centro de operaciones de su facción en el continente de Pandaria.

No esperes más para adentrarte en Mists of Pandaria, puede que cuando quieras llegar sea demasiado tarde.

About the Author

Elliot Castellanos
Enganchado a un mando desde los 4 años, por ello, ahora no sé diferenciar la realidad de la ficción. Escribo a lomos de mi corcel blanco y veo orcos por todas partes.